Lisboa Viajar a ...

Guia; Lisboa en 2 Días

Lisboa 2 dias

Recién llegada de mi viaje a Lisboa no se me ocurre mejor manera que empezar la semana hablándote de esta maravillosa ciudad. Era mi segundo viaje a la capital portuguesa y tenía muchas ganas de volver porque guardaba muy buen recuerdo de ella y además iba a poder ver algunas cosas que se me quedaron en el tintero en el viaje anterior.

En total fueron 2 días completos en la ciudad ya que el último lo aprovechamos para ir a Sintra y ver uno de sus maravillosos castillos.

Si todavía no has estado en la ciudad de las 7 colinas (cuando vayas entenderás porque la llaman así) aquí tienes la primera parte de un recorrido de dos días para que puedas sacarle el máximo partido a la ciudad.

Lisboa día 1

El punto de partida es la plaza de restauradores. Tanto si te alojas por el centro como si vas a llegar hasta allí en metro es el punto ideal para tener una primera toma de contacto con Lisboa comenzando por Baixa-Chiado.

Hay gente que imagina que Lisboa es una ciudad que se ha ido modernizando con el paso del tiempo. Menos de 5 minutos en la plaza serán suficientes para darte cuenta de que al menos en lo que tiene que ver con la arquitectura urbana no es así. Y ese es precisamente el encanto que tiene Lisboa.

El paseo por la capital portuguesa continua hacia la plaza de Rossio, si es invierno de camino puedes aprovechar los puestos de castañas para entrar en calor. La Plaza de Rossio es un poco más grande que la de restauradores, con tiendas y cafeterías a ambos lados y en el centro una impresionante estatua dedicada a Pedro IV de Portugal, quien le da su nombre verdadero a la plaza.

Desde el centro de la plaza podemos ver en lo alto de una de las colinas el castillo de San Jorge y también el mirador del elevador de Santa Justa, dominando los tejados de la pate más baja de la ciudad.

Saliendo por la parte inferior de la plaza entramos en la Rua Áurea. La primera calle que cruza, es la de Sta. Justa y en ella se encuentra el elevador más famoso de la ciudad (que no el único). En temporada baja es bastante fácil poder subir sin esperar una larga cola.

En semana santa o puentes olvídate. Si la fila hace esquina quiere decir que tienes aproximadamente 1hr de espera, y no merece la pena. Se puede llegar al mismo punto a pie y sin cansarte en exceso, créeme.

Para ello solo tienes que caminar por la calle que va detrás del elevador. Obviamente es una cuesta pero no tan grande como para no dar un paseo. es muy fácil saber que vas en la dirección correcta, la calle a la que llegarás está llena de tiendas, así que no tiene perdida. Sobre todo para los amantes del shopping.

Visita Lisboa en dos dias

En la parte más alta de la Rua Garrett está uno de los cafés más famosos de Lisboa; A Brasileira. su decoración es clásica. una vez dentro sentirás que has retrocedido en el tiempo. Es el sitio perfecto para hacer un alto en la ruta, tomar un café y degustar uno de sus postres.

Callejeando por las calles traseras al café, llegarás a la plaza do Carmo.Una plaza que a mime transporta al barrio de Montmartre de París.

Justo al lado de las ruinas del convento do Carmo está la entrada a la parte superior del elevador de Santa justa. Ahí puedes disfrutar de las vistas de la ciudad, ¡totalmente gratis!, el mirador de pago está justo encima.

De vuelta a la zona baja de la ciudad, bien porque has cogido el elevador o has bajado a pie, te recomiendo caminar por la Rua Augusta hacia su imponente arco. Por el camino encontrarás terrazas, heladerías y muchos artistas callejeros.

Una vez atravesado el arco da rua Augusta, las vistas de la plaza de comercio con el tajo al fondo son espectaculares, sobre todo en un día soleado. En mi primera visita a Lisboa la plaza estaba en obras por lo que en esta última he aprovechado para disfrutarla al máximo. Si tienes un presupuesto no muy apretado puedes comer en las terrazas de la plaza, si no mi truco es pasear por las calles de alrededor de la plaza, que son menos turísticas y los restaurantes ofrecen mejores precios.

Después de comer te recomiendo que visites el castillo. si te gusta mucho andar cuesta arriba, adelante, tienes un bonito paseo hasta llegar al castillo. Yo la primera vez que estuve en Lisboa subí caminando por equivocación; una y no más.

El bus urbano 67 y el tranvía 28 suben hasta allí. Para el tranvía siempre hay unas colas inmensas así que si ya has montado en uno, mejor subir en bus.

Visita Lisboa en dos dias

El Castillo de San Jorge no es como muchos de los que hay en España que puedes pasear por fuera para verlo y comprar la entrada si quieres visitar el interior. Su atractivo principal son las vistas desde su muralla y por ellas hay que pagar. Es si, no te dejarán indiferente.

Después de un intenso día, puedes ir a correr como hice yo o simplemente a tirarte en la cama del hotel a descansar y coger fuerzas para visitar Lisboa más a fondo al día siguiente.

 

Lisboa en dias Imagen

Lisboa día 2

Si solo tienes dos días para disfrutar de Lisboa no puedes perderte el barrio de Belén (Belem en portugués). Es uno de los barrios más conocidos de la ciudad gracias a sus monumentos y a sus deliciosos pasteles.

Hasta Belem puedes llegar en taxi por unos 7€ o en el tranvía nº 15 desde la plaza de Comercio, esta línea también está abarrotada en dias festivos. Saber donde bajarse es fácil aunque dependerá de las preferencias que tengas. Si te decantas por la parte monumental espera a bajarte al final, junto a la torre de Belem.

Torre de Belem imagen

La torre de Belem es una de las imágenes más conocidas de Lisboa. Es una antigua torre de vigilancia que se construyó en la época de los descubrimientos en el S.XVI y por lo tanto uno de los monumentos más antiguos de Lisboa.

Monumento de los descubrimientos imagen

Allí puedes coger una entrada para la propia torre y también para el monumento a los descubrimientos, otro de los “must” de Belem. Mucho más nuevo que el resto de monumentos de Belem, se construyó en 1960 para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante.

Justo en la parte de atrás del monumento al otro lado de un jardín precioso se encuentra en monasterio de los Jerónimos, bajo mi punto de vista, la joya del barrio de Belem. Es uno de los pocos sitios para los que si que esperaría durante un rato si hiciera falta para poder entrar. Pero si ya tienes la entrada o la Lisboa Card no tendrás porqué esperar.

Monasterio de los jerónimos imagen

De vuelta desde el monasterio para coger el tranvía la última visita que queda es la pastelería en la que se hacen los famosos “Pasteles de Belem“. Siempre hay una multitud de gente en su puerta esperando para comprarlos; y encontrar mesas en el interior resulta casi imposible. Así que mejor comprarlos para llevar.

Si se hace tarde, el único sitio donde podrás comer será en restaurantes de comida rápida pero si aun es buena hora vuelve a coger el tranvía nº15 y en vez de llegar hasta la plaza de comercio bájate en Cais Sodré. Cruzando la carretera por un paso subterráneo llegarás a las docas. Un conjunto de antiguos almacenes convertidos en restaurantes de todo tipo y para todos los bolsillos. Disfrutarás de las vistas del río bajo el puente 25 de abril.

Catedral de Lisboa Imagen

Por la tarde para no ir con prisas, puedes visitar la catedral. Un edificio del SXII que está a unos 5 minutos caminando de la plaza de comercio. A mi me sorprendió su tamaño, esperaba que fuera más grande, pero aun así es preciosa.

Este recorrido junto con el del primer día puede parecer totalmente anti “slow” pero se pueden hacer mientras das un paseo sin necesidad de correr de un lado a otro. si tienes 2-3 días para viajar a Lisboa es posible visitar sus monumentos y rincones más representativos.

Mapa de Lisboa

¿Quieres aprovechar al máximo tu tiempo en Lisboa?

Guia de Lisboa

Guardar

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply