Mexico Viajar a ...

Volar en primera clase con Aeroméxico

Viajar en Primera Aeromexico

Me encanta viajar y yo como todo el mundo soy capaz de aguantar las horas que me echen en un minúsculo asiento que no me cueste mucho dinero y me lleve al destino soñado ya que será allí donde gaste la mayoría del dinero ahorrado para el viaje y me de esos “caprichos”.

Por eso cuando supe que había sido seleccionada para un blog trip a México y que viajaríamos en el nuevo Boeing 787 de Aeroméxico haciendo la ruta entre Madrid y Ciudad de México.

La experiencia VIP empezó antes de subir al avión, cuando tras pasar los controles tuvimos acceso a la sala VIP del aeropuerto de Madrid. Situada en el piso superior, tiene unas vistas increíbles a las pistas en las que poder ver pasar los aviones mientras tomar un café. Por supuesto tampoco faltaban refrescos y comida variada con la que hacer más amena la espera.                                      

Boeing Dreamliner; el avión de los sueños

Esta línea se llama Dreamliner, y es realmente la línea de los sueños por sus características  y también para los sueños porqué sale de Madrid a las 23:30 y llega a Ciudad de México a las 05:05 lo que ayuda un poco a superar el odioso jet lag.

Con 243 plazas, 32 de ellas en Business es uno de los aviones más modernos del momento. Además de tener asientos más amplios, una de sus novedades es que las ventanas son un 30% más grandes y no tienen persiana! sino una regulación de iluminación.

La iluminación mediante luces LED hace que se pueda cambiar de ambiente fácilmente sin salir de la cabina del avión.

 Viajar en primera aeromexico 1

Así es volar en primera clase con Aeroméxico

Todos pensábamos que viajaríamos en clase turista, hasta que a la hora de facturar vimos que nuestra fila en el avión era la 6. ¡¡Volábamos en business!!
Embarcar en el avión y quedarse en la clase business, y no seguir andando hacia mi rebautizada “clase chusma” es como un sueño. En este universo paralelo en el que nos encontrábamos, me senté en mi asiento en el que casi cabían dos personas como yo.
El avión es una auténtica pasada, tanto en la clase business como en la turista, en la que volamos de México DF a Puerto Vallarta. 
 

Nada más sentarme y acomodarme en mi asiento, empecé a investigar los botones que había en mi asiento como si se tratara de una nave espacial; el de subir y bajar el respaldo, subir y bajar los pies, encender la luz superior, la luz de la lamparita, el mando de la pantalla…

Y mientas estaba en ello una de las azafatas se acercó y me ofreció una copa de zumo de naranja que acepte encantada. La guinda del pastel fue el neceser (si neceser, no bolsa de plástico) con todo lo necesario para un vuelo; antifaz, calcetines, cepillo de dientes…

La cena del avión fue como la de un restaurante, con carta en la que te presentan el menú que degustarás y plato principal a elegir. En mi caso fue entre solomillo o merluza. Yo rara vez como pescado pero esta vez opté por la merluza. Los vinos de la carta eran también de bodegas de primera así que yo elegí para acompañarla un vino blanco de Marqués de Riscal.

 
                     

Una vez mentalizada de que efectivamente viajaría en business, decidí ver una peli mientras me entraba el sueño y me dormía en mi casi-cama tapada por una manta suavecita y gruesa que abrigaba de verdad.

Un olor a café mañanero me avisó de que ya era hora de levantarse y al terminar de desayunar el avión estaba a punto de aterrizar. Volvimos a poner la cama en modo asiento y ya habíamos llegado a la capital Mexicana.

¿Clase turista o primera clase?

La vuelta del viaje la hicimos en clase turista así que puedo compararlas perfectamente y confirmar que viajar en Business no tiene absolutamente nada que ver. Sin duda es uno de los mejores viajes que he hecho nunca, desde las comodidades que ofrece el avión hasta la atención del personal. Desde luego que si en algún momento tuviera dinero extra para invertir en un viaje largo, parte de él iría para comprar un billete en primera clase.

Aunque alguna vez, por eso de las tarjetas Frequent Flyer me habían cambiado de clase, nunca había volado en business sin que fuera una cuestión de suerte y de hecho, ara próximos vuelos me cuesta mucho no disfrutar de estas comodidades…

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply