Comer en... Menorca

Comer como en casa en Menorca | Es tast de na Silvia

Restaurante Menorca Es tast de na Silvia4

Una de las principales ideas de mi viaje a Menorca era conocer su gastronomía con ayuda de gente local, que se dedique a ello. Y puedo decir que pocas veces he disfrutado tanto de la gastronomía del lugar, pero no por el hecho de ser simplemente comer, sino porque con cada una de las personas que me he encontrado me han explicado con todo su amor y toda su pasión algo de la historia de la isla relacionada con su gastronomía. Una de esas personas es Silvia Anglada del restaurante Es Tast de na Silvia.

Mi toma de contacto con la isla

Llegue a eso de las 10:00 de la mañana, ellos me estaban esperándome y fueron mis primeros anfitriones en la isla. Me ayudaron perfectamente a llegar a la ciudad y una vez allí, saber dónde aparcar.

Estuve hablando con Silvia y Toni de lo humano y lo divino, de cómo ha evolucionado la cocina y nuestros hábitos de comida. Y ellos me estuvieron dando su punto de vista sobre el tema y como ha influido en la gastronomía de la isla tan pequeña pero a la vez tan rica.

Un rato más tarde me fui con Silvia al mercado, que está muy cerquita del restaurante y ahí estuvimos viendo donde ellos encargan sus principales materias primas para elaborar después los platos en su restaurante.

Restaurante Menorca Es tast de na Silvia6

Es Tast de na Silvia; Slow food en Menorca

Silvia y Toni antiguamente tenían el restaurante en la zona de playa y decidieron pasarse al centro de la ciudad hace tan sólo un par de años. Nada más entrar se respira una paz completa. El restaurante mantiene sus techos originales de piedra de los que actualmente se está intentando averiguar el origen y el resto es una decoración muy sencilla en color blanco y tonos muy suaves al fondo se encuentra la cocina que está a la vista de del salón y así, todo el mundo puede ver a Silvia en plena acción.

Es un restaurante de Slow Food y kilómetro cero, lo que implica que su filosofía es tener alimentos típicamente menorquines ecológicos libres de cualquier añadido, por lo tanto tienen siempre proveedores de confianza que, algunos de ellos, venden en el mercado diariamente sus productos de pesca responsable verduras ecológicas y carne.

A la vuelta del restaurante tuve la suerte de poder ver a Silvia en acción durante el servicio. En ese momento me planteé todo alrededor de lo que implica la restauración y el hecho de ir a comer al restaurante.

Silvia cocina de una manera que parece que es una amiga que te haya invitado a comer a su casa. Con esto quiere decir que verle trabajar es increíble; tan relajada dominando todo en su cocina, montando los platos uno a uno y ordenando cada cosa que va utilizando. Me resultó una experiencia perfecta el hecho de verle cocinar desde la mesa del chef y después poder probar sus platos.

El menú de El tast de na Silvia

Comer mi primer día en el restaurante de Silvia y Toni para mí fue un chute de energía total a la hora de introducirme en la cocina menorquina. Tienen una carta y un menú de gustación a precio super asequible para la calidad y la cantidad de comida que sirve.

Yo me dejé de orientar y pedí el menú de gustación porque en él además había platos sobre los que Silvia me había hablado y me había contado un poquito de historia. Lo que yo pedí fue manjar blanco y raya al horno y de postre Lemon pie “a su manera”.

De entrada a mi ya me ganaron con el pan casero. Si sois muy “paneros”, como yo, no me negaréis que empezar una comida con pan hecho en casa y manteca para untarlo no es un pecado de este mundo.

El aperitivo era un plato de remolacha con garum, cebolleta tierna y pepinillos. Sinceramente, pensaba que no me iba a gustar porque la remolacha no es lo que más me gusta en este mundo. Pero en esta vida hay que probar de todo, y si bien no me hubiera comido la remolacha en otro plato, con el toque del garum y el pepinillo estaba bien buena.

El manjar blanco es un plato típico menorquín, una sopa hecha a base de almendras y pollo está delicioso. El tacto de la crema es el de de una crema con un poco de poso de la almendra, que está buenísimo. Además en la parte abajo tiene unos trocitos de nabo que ayudan a endulzarlo. Cosa que, a mí pensaba que no me iba gustar, pero la verdad es que le aportaba un poco ese toquecito de crujiente.

Restaurante Menorca Es tast de na Silvia2

Además Silvia sirve la crema con albóndigas hechas con la carne de la gallina que no se ha utilizado para el cocido. Esta fue otra de mis sorpresas. La gallina tiene un sabor muy intenso y se nota perfectamente en esta albóndiga que sirve para acompañar la crema, de sabor mucho más suave.

Como segundo plato escogí la raya. Era la primera vez que la comía y pensaba que su carne sería mucho más gelatinosa. Es todo lo contrario, comer raya es como comer carne. Su textura es intensa, como si estuvieras comiendo un solomillo.

Restaurante Menorca Es tast de na Silvia3

El lomo de raya iba cubierto de cebolla morada que le da una especie de toque agridulce y también acompañado de una salsa con alcaparras y una base de de trigo. Me encantó como el trigo ayuda aligerar ese cuerpo que tiene la raya.

El postre fue un Lemon Pie “a su manera”. Es un Lemon Pie desestructurado con la galleta machacada en la parte de abajo, encima la crema de limón y toda la parte de arriba el merengue quemado. La crema de limón en vez de ser ácida era muy dulce pero se camufla perfectamente con la galleta y el merengue de la de la parte de arriba.

Restaurante Menorca Es tast de na Silvia5

Mi Experiencia

Hubo dos cosas que me gustaron especialmente de comer en El Tast de na Silvia. Por una parte su equipo humano, que comparten contigo cualquier tipo de experiencia y todo lo que saben sobre gastronomía menorquina y además te hablan de los productores. Por otra parte lo que más me gustó fue descubrir en recetas tan básicas sabores tan diferentes y ver cómo pude disfrutarlos a pesar de que son cosas que habitualmente a mí no me gustan.

Tienen carta y un menú de 20 € con aperitivo, primero, segundo y postre. Cada día el menú es diferente porque funcionan con los productos de temporada y que estén disponibles en el mercado. Precisamente por eso es genial porque, nunca o no muy seguido vas a encontrar el mismo plato. Además su carta también varía según los los productos de temporada.

Sin dudarlo ni un segundo; un must en tu próximo viaje a Menorca

Que ver en Menorca en 4 días

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply